SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La República Dominicana y Venezuela se unieron este lunes en un proyecto conjunto para impulsar acciones de ayuda a la reconstrucción de Haití con el anuncio de un "Fondo Bolivariano de Solidaridad" hacia ese país, inmerso en su reconstrucción integral desde el devastador terremoto de 2010.

El protocolo para la creación de ese fondo, que cuenta con el apoyo del Gobierno venezolano, fue dado a conocer hoy durante una visita a la República Dominicana del presidente haitiano, Michel Martelly quien, junto con el mandatario dominicano, Leonel Fernández, presidió la firma de un total de siete acuerdos de cooperación.

La República Dominicana depositará en ese fondo los pagos por las importaciones de petróleo venezolano que recibe como miembro del acuerdo Petrocaribe, iniciativa impulsada por el Gobierno de Venezuela para suministrar crudo en condiciones ventajosas a un grupo de países del área del Caribe.

Otros países signatarios de Petrocaribe podrán también aportar sus recursos a este fondo, que se usará para financiar en Haití programas como el suministro de dos millones de cocinas de gas y otros tantos tanques de ese combustible a hogares pobres, con lo que se pretende eliminar en el país el uso doméstico del carbón vegetal.

El fondo servirá también para financiar la construcción de una red nacional eléctrica interconectada entre Haití y la República Dominicana; de una red sanitaria fronteriza de grandes hospitales que serán gestionados por personal médico haitiano, cubano y venezolano, así como para la construcción o reconstrucción de carreteras.

Fernández destacó en declaraciones a los periodistas que estos acuerdos "van a redundar en los mejores intereses de ambas naciones" y en especial en la creación de hospitales fronterizos que permitirán combatir la incidencia de enfermedades como el dengue, la malaria y el VIH/sida.

El protocolo enuncia también otros proyectos de infraestructuras, recuperación medioambiental, acciones sociales, educativas y deportivas.

Además de este fondo, los dos países firmaron un paquete de acuerdos en áreas como comercio, inversión, turismo, transporte fronterizo y seguridad, entre otras, durante una reunión de la Comisión Mixta Bilateral Dominico-Haitiana, creada en 1996 con el objetivo de consensuar acciones conjuntas en esas y otras materias

La reunión de trabajo del organismo se realizó en un acto encabezado por ambos mandatarios, así como por los cancilleres de Haití, Laurent Lamothe, y República Dominicana, Carlos Morales Troncoso, y otros miembros de los Gobiernos de las dos naciones.

El diplomático dominicano se refirió durante su intervención en esa reunión al Fondo Bolivariano y destacó que pretende crear "un canal de apoyo a la reconstrucción de Haití" partiendo de la "solidaridad de hermanos latinoamericanos, sin tener que competir con nadie, sino movilizando los esfuerzos que humildemente podemos disponer".

Durante su visita a Santo Domingo, la segunda desde que llegó al poder en mayo de 2011, además de copresidir los trabajos bilaterales, Martelly recibió de manos de Fernández la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, la máxima condecoración de la República Dominicana, por sus "altos merecimientos", según explica el decreto de concesión.

El canciller dominicano explicó durante el acto de entrega de la distinción que con ella el Gobierno dominicano quiere "expresar el reconocimiento de la nación a un presidente amigo, a un dirigente político que está asumiendo con entereza y convicción los retos de su nación".

Martelly, por su parte, agradeció la entrega, que consideró un honor al conjunto de su país.

"El honor que me brinda al elevarme a destinatario de la más alta distinción de su país esta más allá de mi persona y se extiende a todo el pueblo haitiano", dijo.

Para Martelly, las relaciones haitiano-dominicanas, a pesar de altibajos puntuales a lo largo de la historia, pueden considerarse marcadas por las expresiones de solidaridad, como la que demostró Haití en los años treinta, cuando un potente ciclón azotó la República Dominicana y la expresada por este país tras el terremoto de 2010 en Puerto Príncipe que dejó más de 300.000 muertos.

El mandatario haitiano, por ello, expresó su apoyo al mantenimiento de estrechas relaciones de cooperación y al fortalecimiento de los vínculos entre ambas naciones