Los barrios Villa María y Redención de este sector se comunicaban mediante un puente peatonal que estaba en pleno deterioro, por lo que sus usuarios decidieron destruirlo por completo, a fin de evitar una desgracia mayor.

Por: Gabriela Andujar

Santo Domingo.- Ante el riesgo de un puente peatonal convertido en escombros, se trasladan diariamente decenas de residentes en Pantoja, que claman a las autoridades la urgente reconstrucción de la estructura.

Pisando escombros y desafiando el equilibrio, tienen alrededor de tres años movilizándose durante día y noche los comunitarios de Pantoja.

Los barrios Villa María y Redención de este sector se comunicaban mediante un puente peatonal que estaba en pleno deterioro, por lo que sus usuarios decidieron destruirlo por completo, a fin de evitar una desgracia mayor.

“Se estaba cayendo y para que no se matara una gente nosotros mismos lo destruimos… pero tiene como dos años que se rompió”, dijo Diomedes Soto, colmadero afectado.

Tras varias denuncias las autoridades acudieron a la zona, donde hace un año iniciaron los trabajos de construcción pero de acuerdo con los comunitarios, los realizan a cuenta gotas.

Aunque un poco más lejos existe otra vía por donde se comunican ambos barrios, los residentes de esta zona se han acostumbrado a arriesgar sus vidas cruzando la cañada por encima de blocks y piedras.

“Uno tiene que dar la vuelta a veces por otro lado pero uno por no irse tan lejos, uno pasa por ahí pero es bien difícil”, expresó Sonia Contreras, residente afectada.

Y es que además de trasladarse por esta vía para llegar a sus actividades cotidianas, lo que mantiene en incertidumbre a las familias, es que los menores, en el descuido de sus tutores, lo utilizan como un área de recreación.

Los escombros de este puente peatonal han provocado que los desechos sólidos que arrastra la cañada se acumulen en este punto, aumentando la preocupación entre sus residentes quienes temen que se convierta en un foco de contaminación.