De acuerdo con la página VacunateRD, de las cinco millones 692 mil 235 personas que ya cuenta con dos dosis, solo un millón 416 mil 207 se ha colocado la tercera dosis, es decir el 24.8 por ciento.

SANTO DOMINGO.- A favor y en contra están los residentes del Gran Santo Domingo por la anunciada obligatoriedad de tener una tercera dosis de la vacuna anticovid al presentar la constancia de inoculación para entrar a los espacios públicos y privados, incluyendo el transporte, a partir del 31 de enero del 2022 .

A pesar del anuncio de las nuevas medidas y la circulación de la variante ómicron en el país, el dinamismo es reducido en los centros de vacunación.

Aquellos que vinieron a los centros de vacunación por la tercera dosis consideran que debe mantenerse voluntaria la aplicación de ese fármaco y no imponérsele a la población para poder acceder a los servicios básicos.

Sin embargo otros aplauden la obligatoriedad de la tercera dosis y la aprobación de la cuarta como refuerzo tras considerar que eso contribuirá a reducir los contagios del COVID-19.

Noticias SIN intentó contactar al pastor Carlos Peña, quien interpuso el rechazado recurso de nulidad a la primera resolución de Salud Pública que establece la presentación obligatoria, para obtener también su opinión sobre las nuevas medidas, pero los esfuerzos fueron infructuosos.

De acuerdo con la página VacunateRD, de las cinco millones 692 mil 235 personas que ya cuenta con dos dosis, solo un millón 416 mil 207 se ha colocado la tercera dosis, es decir el 24.8 por ciento.

Las autoridades sanitarias indicaron que quien no haya completado el esquema de vacunación principal de tres dosis a partir del 31 de enero del año próximo tendrá que presentar una prueba PCR negativo con no más de siete días de haberla realizado.

La resolución de Salud Pública establece además que la tercera dosis se podrá aplicar 30 días después de que la persona se haya colocado el segunda vacuna del antídoto anticovid.