Los residentes de la barriada explicaron que esto no hace más que empeorar la crisis que atraviesa la vecina nación.

Por Oliver Balbuena

SANTO DOMINGO.- Con tristeza recibieron este martes los residentes del "Pequeño Haití" en el Distrito Nacional, esta tragedia en Cabo Haitiano, la segunda ciudad más grande de Haití.

Los residentes de la barriada explicaron que esto no hace más que empeorar la crisis que atraviesa la vecina nación.

Para quienes viven en esta comunidad, poblada en su mayoría por ciudadanos haitianos, la noticia de la muerte de al menos 62 compatriotas y más de 100 heridos en esta explosión es desgarradora.

Algunos entrevistados aseguran que toda acción tiene una consecuencia y responsabilizan a quienes intentaron realizar el asalto por la nueva tragedia que golpea al pueblo haitiano; tragedia por la que fueron decretados tres días de duelo oficial por el primer ministro Ariel Henry.

Con respecto a la escasez de combustible que se vive en ese país, los residentes del Pequeño Haití explicaron que es necesaria la intervención por parte de la comunidad internacional.

Según medios locales, luego de la explosión decenas de personas reciben asistencia en los hospitales de Cabo Haitiano y zonas aledañas.