Dicen que las aguas negras mezcladas con todo tipo de desperdicios desprenden un hedor insoportable que produce picor en los ojos, situación que los mantiene desesperados.

SANTO DOMINGO.- Residentes en la calle Respaldo 27 de Febrero del Abanico de Herrera, temen ser blancos de enfermedades peligrosas por la gran contaminación que genera la Cañada de Guajimía.

Dicen que las aguas negras mezcladas con todo tipo de desperdicios desprenden un hedor insoportable que produce picor en los ojos, situación que los mantiene desesperados.

Claman a la solidaridad del presidente de la República para que realice una reubicación de las 48 familias que han sufrido los efectos de la Cañada por más de 20 años.