Con pancartas en manos y vociferando consignas, decenas de residentes en La Ciénaga marcharon este lunes para advertirle a la Unidad de Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE), que no dejarán que los reubiquen para el Proyecto Domingo Savio, si no se les entregan viviendas.

SANTO DOMINGO.- Con pancartas en manos y vociferando consignas, decenas de residentes en La Ciénaga marcharon este lunes para advertirle a URBE que no dejarán que los reubiquen para dar paso al Proyecto Domingo Savio, si no se les entrega casa por casa.

Josefa Moya de 65 años, quien trabaja como doméstica y reside en la ribera del Ozama, específicamente en La Ciénaga, es una de las mujeres que ya fue notificada para el desalojo. Su descontento con el proyecto la hizo unirse a recorrer las calles del sector con sus vecinos.

El proyecto contempla desalojar 618 viviendas a lo largo de la rivera del Río Ozama. Mientras, sus propietarios advirtieron que no saldrán de sus casas como lo han hecho los reubicados del sector de Los Guandules.

En ese sentido, La Unidad Ejecutora para la Readecuación de la Barquita y Entornos, que dirige el Proyecto Domingo Savio, dijo a Noticias SIN a través de la línea telefónica, que no reacciona ante la manifestación.

Explicaron que en una reunión con los comunitarios realizada en el mes de diciembre del pasado año, se acordó que el proceso se haría tal cual se diseñó y como se ha ejecutado en Los Guandules, donde de un total de 782 viviendas, solo restan 100 por ser desalojadas.

Según URBE, las reubicaciones en este sector de La Ciénega podrían iniciar este mismo mes, una vez concluido el proceso en Los Guandules.