Residentes de distintos barrios denunciaron que la falta de energía se convierte en caldo de cultivo para los delincuentes sobre todo en las horas nocturnas.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Residentes en distintos sectores del Gran Santo Domingo denunciaron que las largas tandas de interrupciones energéticas, la falta en el suministro de agua potable y las altas temperaturas los tiene desesperados.

Residentes de distintos barrios denunciaron que la falta de energía se convierte en caldo de cultivo para los delincuentes sobre todo en las horas nocturnas.

Otro problema es la escasez de agua potable. Ceferino Hernández, comunitario de Cristo Rey, que hace malabares para conseguir el líquido. Con él hay otros en distintos sectores.

La CAASD dijo que hay una déficit de uno 100 millones de galones diario.

Sin agua y sin energía se quejan del calor. Según la ONAMET temperatura las temperaturas podrían alcanzar entre 33 y 35 grados celsius y la mínima 24.

En medio de esas tres incomodidades, los afectados culpan a los funcionarios del gobierno por supuesto descuido en sus responsabilidades.