Magalis Díaz, quien su casa fue afectada hace un año por un deslizamiento y permaneció varios días en un refugio, dice recibió la promesa que sería reubicada y no ha tenido respuestas.

Por Sandy Cuevas

SANTO DOMINGO.- Con la llegada de la temporada de ciclones este miércoles, también llegan los temores de residentes de alto riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra, sin que ni ellos ni las autoridades hayan aprovechado los últimos meses para tomar medidas preventivas para evitar los desbordamientos de cañadas o para reforzar sus construcciones.

Cuando se espera que el panorama se complique debido a que según expertos, esta temporada ciclónica será bastante activa, quienes viven en zonas vulnerables indican que las autoridades solo se acuerden de ellos en momentos de lluvias.

En medio de lágrimas Magalis Díaz, quien su casa fue afectada hace un año por un deslizamiento y permaneció varios días en un refugio, dice recibió la promesa de que sería reubicada y hasta la fecha no ha tenido respuestas.

Para quienes viven en las riberas del río Ozama, la incertidumbre comienza a apoderarse de ellos, ya que indican que no cuentan con ningunas medidas preventivas ante un eventual ciclón.

Para Luis Vicente, un hombre no vidente que reside a menos de 300 metros del río en condiciones deplorables junto a su padre que se encuentra postrado en una silla de ruedas, las autoridades no deben esperar el último momento para sacarlos de la zona.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Miami en su primer pronóstico para la temporada ciclónica se prevé que se formen entre 14 y 21 tormentas tropicales.