SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Entre cánticos y llantos fueron sepultados este martes en el cementerio Cristo Redentor los restos de la niña de cuatro años que murió electrocutada supuestamente, mientras conectaba un abanico en su habitación, en el sector La Mina, del Café de Herrera.

Residentes del referido sector dijeron que Ruth Esther Ramírez no es la primera víctima de este tipo de tragedia por lo que llamaron a las autoridades a solucionar el problema.

La menor falleció en el hospital Marcelino Vélez, donde fue llevada por sus familiares luego de ser impactada por la descarga eléctrica.