Los gremialistas llamaron la población a acudir a los centros de vacunación y continuar cumpliendo con las medidas sanitarias para reducir los contagios del virus.

SANTO DOMINGO.- La extensión del horario de toque de queda y las nuevas restricciones a la venta de bebidas alcohólicas en el Gran Santo Domingo para tratar de contener la ola de contagios abrieron una nueva polémica.

Mientras los gremios del sector salud insisten en que las medidas deberían ser más estrictas para garantizar el distanciamiento físico, la federación de comerciantes llama a sus agremiados a respetarlas y a vacunarse lo antes posible.

Además de retirar su rechazo absoluta a la reapertura de clases presenciales en los colegios, los gremios médicos consideran indispensable que el toque de queda en el Gran Santo Domingo se inicie entre las cinco y seis de la tarde y se limiten todas las actividades comerciales que generan aglomeraciones.

Ante las inminentes celebraciones familiares del Día de las Madres este domingo, los gremialistas pidieron a la población ser conscientes y respetar las medidas de sanitarias y recomendaron a las autoridades cerrar las salidas de la capital durante el fin de semana a fin de evitar la propagación del virus en otras zonas del país.

Aunque es uno del os sectores más afectados por las restricciones, el presidente de la Federación Dominicana de Comerciantes aplaudió las nuevas medidas, entre las que se encuentra el límite de ventas y consumo de bebidas alcohólicas en espacios públicos y privados, y llamó a los jóvenes vacunarse.

Entre las nuevas medidas para enfrentar el aumento de casos de COVID-19 se encuentra el toque de queda en el Gran Santo Domingo de las 8:00 de la noche a las 5:00 de la mañana, con tres de libre tránsito, durante dos semanas.

Los gremialistas llamaron la población a acudir a los centros de vacunación y continuar cumpliendo con las medidas sanitarias para reducir los contagios del virus.