Explicó que no será hasta principios del 2023 cuando empezará a exhibirse una mejoría, ya que se tiene previsto incorporar más barcos y se ampliarán algunos puntos de embarque y desembarque.

SANTO DOMINGO.- El presidente de la Asociación de Navieros de la República Dominicana Teddy Heinsen, aseguró este martes que la crisis en la cadena de suministro internacional podría extenderse hasta finales del 2022, debido al atasco que hay en los puertos marítimos de China.

En la entrevista central de El Despertador, Heinsen, manifestó que el verdadero problema del tránsito de los suministros está en los puertos, donde los barcos permanecen hasta dos y tres semanas esperando para descargar y cargar la mercancía, sumado a los 35 días que tarda en llegar la embarcación al país.

“Hay demasiada carga, que los mismos puertos y el mismo transporte terrestre de origen de la mercancía no tienen la capacidad para un 20 por ciento más…Los mismos barcos habían sido suficientes si lo cargan inmediatamente, pero cuando pierden 2 o 3 semanas en origen, ya perdemos hasta un mes. Ese mismo barco puede dar dos viajes”, expresó Heinsen.

El empresario naviero sostuvo que no será hasta principios del 2023 cuando empezará a exhibir una mejoría, ya que se tiene previsto incorporar más barcos y se ampliaran algunos puntos de embarque y desembarque.

“Esto es un asunto de oferta y demanda. Que se compre menos puede aligerar la cadena logística, pero eso es casi imposible, lo que puede pasar es que integren más barcos y ampliar extensiones de los puertos y más contenedores”, apuntó el empresario.

En ese sentido, explicó que los efectos del atasco se han reflejado desde hace varios meses con la escasez de algunos productos y el aumento significativos de los precios que llegan al consumidor final.

Destacó que entre los sectores que han sido más afectados con estos retrasos están la industria textil, automotriz y hasta el comercio de pacas.

Indicó que otros de los aspectos que afecta la crisis del transporte marítimo internacional es el coste de los fletes que aumentó en un 500 por ciento, pasado a costar de 1,500 a 2,000 dólares a 15 mil y 17 mil dólares.

Entrevista integra: