Dijo el acusado en el caso Odebrecht durante su discurso final ante el tribunal que tiene que dictar sentencia contra él y los demás imputados.

SANTO DOMINGO.- El hijo de Ángel Rondón, fallecido recientemente, "se fue a la tumba atormentado por mi situación", dijo el acusado en el caso Odebrecht durante su discurso final ante el tribunal que tiene que dictar sentencia contra él y los demás imputados.

“He visto a mi familia y a mis amigos sufrir y desgastarse, he tenido que incurrir en gastos significativos en pago de abogados, mis negocios y proyectos se estancaron y perdí a un hijo que se fue a la tumba atormentado por mi situación”, dijo Rondón, a quien se le acusa de distribuir los sobornos de la constructora brasileña.

“Debo decir también, tanto a las juezas que hoy me escuchan por última vez, al Ministerio Público, de quien apeló sensatez y honestidad, como a la población dominicana, que me queda la tranquilidad y la paz, que, como siempre he dicho, quedó demostrado que no es cierto que ejerciera soborno para obtener concesiones o favores a mi nombre”, comentó en su intervención.

“Como no soy abogado, pensaba que los alegatos finales de los ministerios públicos debían estar conectados a pruebas y no a argumentos de manipulación tendentes a cargar en las juezas una responsabilidad que no les corresponde, porque ellos eran lo que debían probar lo que alegaban, y si no lo probaban, como no lo hicieron, retirar responsablemente esta acusación que desde sus inicios estuvo encaminada al fracaso por obedecer a otros intereses, distintos a la búsqueda de la verdad y a la justicia”

Transmisión en vivo: