"Los dos casos de un perro y un gato, toda esa zona se trató, se hace un cerco epidemiológico y se vacunan todos los perros de esa áreas”, agregó Rivera. 

SANTO DOMINGO.- El Ministerio de Salud Pública desmintió la denuncia de brote de rabia humana en la región norte del país, al asegurar que no existe tal enfermedad actualmente y que los casos que se han detectado en animales se han intervenido oportunamente.

La información fue ofrecida por el ministro de la cartera, Daniel Rivera, quien agregó que el comunicado emitido por la filial de la regional norte del Colegio Dominicano de Médicos Veterinarios no dice donde está interno la persona atacada por el animal, el hospital o el médico que lo está tratando, por lo que lo consideró "falso". 

"No hay casos de rabia humana", insistió el funcionario, al explicar que los tres casos, dos de perro y otro de gato, fueron intervenidos en las comunidades donde se registraron.

"Los dos casos de un perro y un gato, toda esa zona se trató, se hace un cerco epidemiológico y se vacunan todos los perros de esa áreas”, agregó Rivera.

De acuerdo con un audiovisual compartido en la rueda de prensa semanal de Salud Pública, se informó que el último caso de rabia en humanos identificado en el país fue hace 30 años, cuando una marmota atacó a una mujer. 

Ante la crítica del gremio de veterinarios sobre el descuido al Programa Nacional de Control y Erradicación de la Rabia, el funcionario indicó que se han llevado a cabo dos jornadas de vacunación, siendo la más reciente la de marzo pasado y resaltó que el ministerio cuenta con vacunas suficientes y continúan vacunando, por lo que llaman a los dueños de perros y gatos a asistir y aplicar las dosis a sus mascotas.

El pasado lunes, el Colegio Dominicano de Médicos Veterinarios (COLVET) advirtió de varios brotes de rabia humana que se han producido en comunidades de Santiago, en la Región Norte; y en otras localidades del país.

"Estos brotes de rabia ponen en evidencia el deterioro por descuido de las autoridades de Salud sobre el Programa Nacional de Control y Erradicación de la Rabia, una muy peligrosa enfermedad, dada su altísima letalidad o capacidad de causar la muerte a los atacados con mordeduras por esos animales", denunciaron en su nota los médicos veterinarios.