En medio de la crucial y esperada jornada de vacunación contra el COVID-19 y con una pandemia que mañana cumple un año de haber llegado al país cobrando 3,082 vidas, el presidente Luis Abinader dejó sin cabeza el Ministerio de Salud Pública, pieza clave en la lucha contra la enfermedad.

SANTO DOMINGO.-En medio de la crucial y esperada jornada de vacunación contra el COVID-19 y con una pandemia que mañana cumple un año de haber llegado al país cobrando 3,082 vidas, el presidente Luis Abinader dejó sin cabeza el Ministerio de Salud Pública, pieza clave en la lucha contra la enfermedad.


Anoche, mediante decreto, el presidente Abinader destituyó a Plutarco Arias, al derogar el artículo 11 del Decreto 324-20, del 16 de agosto, que lo designó en esa función.


La dimisión de Arias del Ministerio se produjo cinco días después de desatarse una polémica por una licitación para comprar las jeringuillas destinadas al plan nacional de vacunación contra el coronavirus, que fue cancelada después de que un reportaje denunciara una gran sobrevaluación en ese proceso de compra.


La licitación, que fue suspendida tras la denuncia, era para adquirir 25,8 millones de jeringuillas a un costo global de 646,9 millones de pesos (unos 11 millones de dólares).


En estos momentos el ministerio que encabezaba Arias hasta este viernes ejecuta un plan nacional de vacunación para prevenir la covid-19, que se reforzó el martes pasado con la llegada de 768.000 dosis de la vacuna china Sinovac.


Antes habían llegado al país dos cargamentos de 20.000 y 30.000 dosis provenientes de la India, esta última donada por el Gobierno de ese país.