El proceso disciplinario de abogados y notarios se regirá por principios que garantizan el debido proceso y la tutela judicial efectiva, previstos en la Constitución.

SANTO DOMINGO.- La Suprema Corte de Corte de Justicia dictó la resolución número 561-2020, que traza el procedimiento a seguir para el conocimiento de los recursos en materia disciplinaria relativos a abogados y notarios públicos contra las decisiones que dicten los órganos disciplinarios de Primera Instancia.

 

El objeto de este reglamento es establecer los principios y el procedimiento a seguir frente a dictámenes de primer grado provenientes tanto del Tribunal de Honor del Colegio de Abogados, como de la Corte de Apelación en sus atribuciones civiles, en lo relativo a los abogados y los notarios, respectivamente.

 

Antes de la emisión de la resolución, a juicio de la comunidad jurídica, existía un ambiente de inseguridad jurídica, razón por la cual el Pleno de la Suprema Corte de Justicia, en cumplimiento del artículo 14 de la Ley núm. 25-91, Orgánica de la Suprema Corte de Justicia, estableció el procedimiento y las garantías que aseguren proteger el derecho a un debido proceso y a una tutela judicial efectiva en los procesos disciplinarios contra los abogados y notarios.