Santo Domingo. - Estamos a mitad de septiembre, el mes más activo

de la temporada ciclónica y así lo demuestra un atlántico cargado de huracanes,

tormentas y ondas tropicales en estos momentos.


El Centro Nacional de Huracanes

acaba de nombrar la depresión tropical número 21, como la tormenta Viki lo que

deja solo un nombre disponible para el resto de la temporada. ¿Qué pasa si

terminan los nombres de la lista y cuáles son los pronósticos para el resto de

la temporada?



Los embates de Laura e Isaías dejaron 6 muertos, cientos

de viviendas afectadas y decenas de familias damnificadas en nuestro país…


Estas son solo dos de las tormentas que se han formado

este año en el atlántico, que vive una temporada hiperactiva, según los

expertos.


Normalmente, una temporada de huracanes promedio termina

con 12 tormentas tropicales, seis huracanes y dos huracanes intensos, por lo que

al momento vamos muy por encima de la norma en cuanto a cantidad de tormentas

nombradas.


Tras la depresión tropical número 21 convertirse en

Vicky, solo quedaría un nombre de la lista de 21 propuestos por agotar: Wilfred

¿Entonces qué pasaría si este es asignado y se forman otros fenómenos atmosféricos

en el atlántico este año?


El Centro Nacional de Huracanes comenzó en 1953 a darle

nombres a los ciclones tropicales en el Atlántico para hacer más fácil la

identificación de los sistemas por la agencia y por el público. Al inicio los

huracanes eran nombrados en el Caribe por el nombre del santo del día en que

azotaba. Ejemplo de eso es: San Zenon 1930, San Felipe II (1928) y San Ciprián

(1932).


En 1979 comenzaron a alternarse los nombres entre

femeninos y masculinos y se crearon seis listas de nombres que se repiten cada

seis años.