Temperatura máxima entre 31 °C y 33 °C y la mínima entre 22 °C y 24°C.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) informó este miércoles que se prevé la entrada de nubes generadoras de chubascos locales en áreas aisladas de las regiones noreste, sureste y la Cordillera Central.

Indicó que en la tarde, aumentarán los aguaceros moderados a fuertes puntualmente, tormentas eléctricas y ráfagas de viento, en sectores de las regiones noroeste, norte, noreste, sureste, Cordillera Central y zona fronteriza. Incluso hasta primeras horas de la noche permanecerá la actividad de precipitaciones descrita.

La vaguada se mantendrá sobre el territorio dominicano manteniendo inestable la masa de aire, contando con el apoyo de humedad por parte del viento del sureste y los efectos locales.

Debido a las lluvias que han ocurrido y las que se esperan, la Onamet, mantiene las alertas y avisos meteorológicos ante posibles inundaciones rurales y urbanas, crecidas de ríos, arroyos y cañadas.

Las provincias que se mantienen en alerta meteorológica son: Santiago Rodríguez , Santo Domingo, San Pedro de Macorís, Monte Plata, San Juan de la Maguana y María Trinidad Sánchez

Mientras que en aviso están Hato Mayor, Monseñor Nouel, Santiago, Sánchez Ramírez, La Vega y San José de Ocoa.

Distrito Nacional: Medio nublado a nublado con aguaceros locales y tronadas, en especial en la tarde.

Santo Domingo Oeste: Medio nublado a nublado con aguaceros locales y tronadas, en especial en la tarde.

Santo Domingo Este: Medio nublado a nublado con aguaceros locales y tronadas, en especial en la tarde.

Santo Domingo Norte: Medio nublado a nublado con aguaceros locales y tronadas, en especial en la tarde.

El Gran Santo Domingo: Temperatura máxima entre 31 °C y 33 °C y la mínima entre 22 °C y 24°C. Posibles chubascos dispersos, aguaceros y tronadas en la tarde.

Resumen: Persiste la vaguada, causando un ambiente de aguaceros fuertes en ocasiones, tormentas eléctricas y ráfagas de viento en sectores del país, por dicha situación, se mantienen los niveles de alertas y avisos meteorológicos ante deslizamiento de tierra y crecidas de ríos, arroyos y cañadas.