Ese plan de inversión, afirmó el mandatario, estaba previsto iniciar en este 2022.

SANTIAGO.- El tema de las redes e infraestructura general de distribución eléctrica llevaba más de 20 años sin ser abordado de manera responsable y planificada, criticó este martes el presidente Luis Abinader en su discurso por su dos años en el tren gubernamental.

Según dijo el mandatario, para resolver de una vez por todas esa extrema fragilidad del sistema de distribución se necesita una inversión de  aproximadamente 1,200 millones de dólares en un periodo de dos años.

Ese plan de inversión, afirmó el mandatario, estaba previsto iniciar en este 2022.

Sin embargo, justificó el mandatario, “la brusca y sostenida alza de los precios de los combustibles de generación eléctrica, agravada además por la guerra entre Rusia y Ucrania, elevaron los precios de la energía y aumentaron a niveles sin precedentes el déficit entre compra y venta de energía de las empresas distribuidoras”.

Debido a eso,  obligará al gobierno a destinar cerca de 700 millones de dólares adicionales a lo largo de este año para absorber el alza del precio de la energía y “proteger a la población y a las pequeñas y medianas empresas”.

Abinader explicó que por esa nueva realidad el gobierno ha replanteado la estrategia de inversión en las distribuidoras y se pondrá en marcha un plan de compra de 300,000 medidores eléctricos, así como una gran cantidad de transformadores de potencia y de distribución, además de redes, y otros equipos y accesorios.