Aquellos empleados que hayan usado cuentas personales de correo, banco, servicios, redes sociales o cualquier otro en que manejaran información privada pudo haber sido espiado y la data robada a través de este sistema.

SANTO DOMINGO.- La información personal de fiscales y empleados administrativos de la Procuraduría podría estar en riesgo tras revelarse que la privacidad los equipos de la institución fue violada por programas de captura de datos.

Esto así tras la acusación de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) que afirma se instaló un sistema keylogger (grabador de teclas) en los equipos que permitió que estos fueran monitoreados y manipulados desde fuera la sede institucional.

Así las cosas, aquellos empleados que hayan usado cuentas personales de correo, banco, servicios, redes sociales o cualquier otro en que manejaran información privada pudo haber sido espiado y la data robada a través de este sistema.

“El sistema puede tener usos lícitos, pero por lo general no se usa de esa manera (…) puede tener captura de pantalla, de la videocámara, activar micrófonos”, explicó el experto informático Juan José de León sobre el funcionamiento del software.

Dijo que las computadoras de grado corporativo tienes herramientas para encenderse remotamente y que para ser vulneradas por un keylogger lo único necesario es que estén conectadas a internet.

A pesar del riesgo para la privacidad que implican estos programas, el usuario común no tiene forma de detectarlo porque no emiten señales de alerta, dijo.

Pero, ¿cómo se consiguen? ¿en cuáles contextos es común su uso? ¿cómo detectarlo y desinstalarlo? De esto y más hablamos en la entrevista.

Aquí la entrevista completa: