Estiman además que el incremento de los derivados del petróleo consumirá a la clase pobre del país.

SANTO DOMINGO.-El posible desmonte del subsidio a los combustibles genera preocupación entre choferes y sindicatos del transporte público, algunos de los cuales advierten que se verán en la obligación de aumentar los precios del pasaje si el gobierno pone en marcha esta medida.

Estiman además que el incremento de los derivados del petróleo consumirá a la clase pobre del país.

Como una “estocada mortal” califica el sector transporte el anuncio de que el gobierno podría descontinuar el subsidio para mantener bajo los precios de los combustibles que este fin de semana volvieron a aumentar de precio.

En ese sentido piden al gobierno reconsiderar la decisión.

Pasajeros entienden que estas alzas serían transferidas a través de bienes y servicios a los sectores más pobres del país.

Contrario a otros sindicalistas del transporte, el presidente de la Federación Nacional de Transporte Nueva Opción, Juan Hubieres, aseguró que sus choferes afiliados no subirán el precio del pasaje pese al anuncio del gobierno e insistió en que en el país persiste una mafia en el transporte y que debe de ser enfrentada por el Estado.

Mientras sigue la tendencia alcista de los combustibles y por segunda semana consecutiva los derivados de petróleo elevan sus precios entre dos y cinco pesos y a partir de esta medianoche, la gasolina Premium se comercializará a 278 pesos con 60 centavos, registrando un incremento de cinco pesos.

El presidente Luis Abinader admitió que, aún con su optimismo sobre el desempeño de la economía dominicana para este año, su preocupación más importante es el precio del petróleo para este año, el cual es “transversal a toda la economía.

El año pasado el Gobierno pagó 13 mil millones de pesos en el subsidio de los combustibles.