LAS MATAS DE FARFÁN, República Dominicana.- Gran pesar se vive en la comunidad de El Naranjo de Las Matas de Farfán, donde son velados y posteriormente sepultado los restos de un niño de nueve años muerto de una pedrada a manos de un compañero de estudios.

Ahogados en llanto reaccionaron los parientes del niño Alexander Quevedo Valdez al recibir el cadáver de este, tras realizarle una autopsia.

Quevedo Valdez recibió una pedrada en la cabeza por parte de un compañero de estudios, cuando salieron de clases de la escuela de la comunidad de El Naranjo.

La madre y otros familiares pidieron se haga justicia en el caso de la muerte del menor de nueve años de edad, pero otros dicen que la tragedia fue un asunto de muchachos.

Narraron que Alexander no fue auxiliado a tiempo para ser llevado a un médico y que demora que provocó la muerte al menor.