SANTIAGO.- Los familiares de una adolescente de 14 años que falleció decidieron enterrar su cadáver, tras haberse negado a hacerlo alegando que sudaba y lloraba, y que estaba viva.