En un ambiente de impotencia y desolación fueron sepultados en el cementerio Cristo Salvador, los restos de la ejecutiva bancaria de 43 años que murió la madrugada del lunes tras ser impactada de bala por desconocidos que penetraron a su vivienda en el sector Las Acacias de San Isidro en Santo Domingo Este.

Por Sarah Vallejo 

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-En un ambiente de impotencia y desolación fueron sepultados en el cementerio Cristo Salvador, los restos de la ejecutiva bancaria de 43 años que murió la madrugada del lunes tras ser impactada de bala por desconocidos que penetraron a su vivienda en el sector Las Acacias de San Isidro en Santo Domingo Este.

Para familiares de Julissa Campos Hernández, la tragedia que le costó la vida denota el clima de inseguridad que prevalece en el país.

Condenaron que los responsables del crimen lograran evadir las medidas de seguridad del residencial Las Acacias, donde residía la ejecutiva bancaria que destacan sus allegados era responsable y laboriosa.

De acuerdo a familiares, el lamentable incidente se produjo cuando la occisa se percató de que alguien intentaba entrar a la casa, entonces le avisó a su esposo y cuando éste preguntó ¿quién andaba ahí? los delincuentes dispararon impactando en el tórax a Campos Hernández.

Mientras la Policía continúa con las indagatorias, como parte de las evidencias en la vivienda de la víctima fueron recolectados un casquillo calibre nueve milímetros y un destornillador.