Los restos del oficial están siendo expuestos en el cementerio Los Prados en la comunidad de Guerra donde sus compañeros de armas le hicieron guardia de honor

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En medio de profundo pesar fueron sepultados los restos del piloto de la Fuerza Aérea Dominicana que murió junto a cuatro extranjeros al precipitarse el helicóptero que piloteaba en una zona boscosa de La Romana.

La muerte del teniente coronel Roberto Lanfranco Ureña impactaba a todos, en cuyo rostros se reflejaba la tristeza que provocaba su inesperada partida.

El oficial Lanfranco Ureña mantuvo una conducta ejemplar a su paso por la Fuerza Aérea Dominicano, de acuerdo a sus compañeros.

Con la muerte del joven militar queda huérfana una niña de apenas cinco años.

Este sábado los cadáveres de los demás tripulantes de la aeronave precipitada permanecían en la funeraria Blandino de la Abraham Lincoln.

Se informó que no se puede revelar detalles sobre el destino final de los cuerpos de los extranjeros hasta que familiares o las delegaciones diplomáticas lo autoricen.

En la funeraria se encuentran los cadáveres de los franceses Richard Phllippe de 28 años, su abuelo Luis Paúl Guitay, y los suizos Emery Jean-Pierre y Géraldine Moschovis, de 46 años.

Hasta el momento se desconoce cuándo se darán a conocer los resultados de las investigaciones que determinarán las causas que habrían provocado el accidente aéreo.