Foto de archivo

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Será sometido a la acción de la justicia el pasajero que dijo ser terrorista y tener una bomba en el vuelo 810 de JetBlue, lo cual  tuvo que regresar al Aeropuerto Internacional de Las Américas (AILA), una hora después de haber despegado con destino a Nueva York.

Según los datos obtenidos por Noticias SIN, el pasajero es de origen Norteamericano, y por la acción cometida, podría enfrentar condena de entre tres a 10 años de cárcel y resarcir los costos por los daños causados.

El fiscal actuante es de la provincia de Santo Domingo, Marco Antonio Rosario González, Director del Departamento de casos complejos. El ciudadano enfrentará la justicia por considerarse un pasajero perturbador, en violación al artículo 81, de la Ley 188-11, sobre Seguridad Aeroportuaria y de la Aviación Civil de la República Dominicana.