El constante incremento de pacientes en estado delicado ha obligado al hospital Marcelino Vélez Santana a quintuplicar el uso del oxígeno sólo en los últimos días, según el director de ese centro.

SANTO DOMINGO.- Conforme se recrudece el nuevo pico de la pandemia, el número de pacientes graves que llega a los hospitales incrementa la demanda no sólo de camas y camillas, sino de otros insumos médicos y tanques de oxígeno, con lo que se aumenta aún más el alto costo del tratamiento de la COVID-19, que puede llegar hasta dos millones de pesos.

Y es que el monto varía dependiendo del tiempo de estadía en el centro de salud y del cuadro clínico del paciente. Aunque en los hospitales públicos el costo de ingreso está cubierto por las aseguradoras y la otra por el Estado.

Un solo paciente ingresado en una unidad de COVID-19 requiere alrededor de cuatro tanques de oxígeno en tan solo 24 horas, según los galenos.

El constante incremento de pacientes en estado delicado ha obligado al hospital Marcelino Vélez Santana a quintuplicar el uso del oxígeno sólo en los últimos días, según el director de ese centro.

La clínica Cruz Jiminián, que suple su demanda de oxígeno con su propio tanque de cinco mil litros, también ha duplicado su consumo debido a los pacientes críticos. Antes ese centro llenaba mensualmente el tanque ya hora lo hace cada 15 días.

Encargados de unidades Covid de hospitales explican que el costo de los tanques y los bajos recursos de los pacientes influyen para que la estadía de loa pacientes se alargue, ya que no los pueden enviar a su casa cuando aún ameritan de oxígeno y carecen de recursos para adquirirlo.

Los galenos aseguraron que a pesar de la alta demanda los centros cuentan con abastecimiento suficiente para suplir a los pacientes que reciben.