Estos expedientes están distribuidos de la siguiente manera: 1,780 corresponden a la Primera Sala o Sala Civil y Comercial, 552 de la Segunda Sala o Sala Penal, 261 de la Tercera Sala o Sala de Tierras, Laboral, Contencioso Administrativo y Contencioso Tributario y 178 del Pleno y Salas Reunidas. 

SANTO DOMINGO.- Desde el mes de junio del año 2019 hasta la fecha la Suprema Corte de Justicia ha dado salida a 23,143 expedientes luego de poner en marcha el Plan de Erradicación de la Mora Judicial.

 

En el mes de junio de 2019, en la Suprema Corte de Justicia habían 9,187 expedientes completos pendientes de audiencia y fallo, y para marzo de 2022 se ha reducido esa cifra a 2,771, lo que representa un 70% de reducción, debido a la integración de nuevas metodologías de trabajo y herramientas tecnológicas que permiten que el procesamiento de casos jurídicos sea más eficiente y rápido.

 

Estos expedientes están distribuidos de la siguiente manera: 1,780 corresponden a la Primera Sala o Sala Civil y Comercial, 552 de la Segunda Sala o Sala Penal, 261 de la Tercera Sala o Sala de Tierras, Laboral, Contencioso Administrativo y Contencioso Tributario y 178 del Pleno y Salas Reunidas.

 

Según los datos ofrecidos por el secretario general de la Suprema Corte de Justicia, César García Lucas, los expedientes ingresados previo al año 2021 en la Segunda Sala y Tercera Sala han sido resueltos en un 100%; mientras que en el primer trimestre del 2022 se fallaron 2,800 casos, unos 1,175 más que en ese mismo periodo del año 2021.

 

García Lucas indicó que en los meses de enero a marzo del 2022 a la SCJ ingresaron 1,479 recursos de casación, de estos 410 ingresaron en el mes de enero y fueron fallados 591; en el mes de febrero fueron recibidos 440 y resolvieron 1,131; mientras que en marzo entraron 629 y egresaron 1,078, evidenciando que esa alta corte tiene una capacidad de solución de casos mayor a los recibidos.

 

El Plan comenzó a implementarse por la SCJ desde noviembre del 2020, cuando se definió la estrategia cuyo objetivo es incrementar significativamente la eficiencia del servicio judicial, como instrumento para una administración de justicia oportuna.

 

Se recuerda que el presidente de la Suprema Corte de Justicia, magistrado Luis Henry Molina Peña ha indicado que la mora o retardo judicial requiere atención prioritaria, estableciendo su eliminación como principal labor de la Suprema Corte de Justicia, a fin de ofrecer un servicio judicial oportuno y eficiente. Como parte de las metas institucionales planteadas para este año 2022, se definió la visión de una Justicia al Día para garantizar la dignidad de las personas.

Para este año 2022, el Pleno de la SCJ actualizó el Plan Anti Mora Judicial, incluyendo nuevas metas que procuran encaminar a la alta corte a dar solución a los expedientes dentro del plazo razonable, tomando en cuenta todo el proceso hasta su conclusión, es decir, desde que se recibe el expediente hasta la emisión de la decisión.

 

Este plan también estableció como disciplina jurisdiccional el irrestricto apego al cumplimiento de los plazos procesales para dar solución a los expedientes que se encuentren en condición de ser fallados. Con ello fue posible dar solución por orden de entrada a aquellos expedientes que databan de 1982 a 2019 en los distintos órganos, y atender los expedientes en estricto orden de antigüedad, contemplando por igual los casos que la normativa ha calificado de urgentes, como lo son los referimientos.