La DGSPC explicó que los casos de COVID-19 e influenza afectan en estos momentos a por lo menos 382 personas, entre empleados y privados de libertad.

SANTO DOMINGO.- Desde este jueves 6 de enero y hasta nuevo aviso se suspenden las visitas y las actividades en los recintos carcelarios, como seguimiento a las directrices de Salud Pública para la preparación, prevención y control de la COVID-19 y la influenza en los centros penitenciarios y otros lugares de detención, según informó hoy la Dirección General de Servicios Penitenciarios y Correccionales (DGSPC). 

La medida tiene como objetivo prevenir la propagación de los virus en momentos en que el país registra un elevado número de contagios por la variante ómicron, así como de casos de influenza.

La DGSPC indicó que en los Centros de Corrección y Rehabilitación de Mao, Dajabón y Monte Plata, se suspenderán las visitas y las actividades, mientras que la Penitenciaría Nacional de La Victoria continúa con el cerco epidemiológico.

Por su parte, la Dirección Regional de Salud Pública continúa aplicando pruebas de antígeno y PCR en La Victoria para detectar o descartar casos, en la medida que se presentan positivos al coronavirus son trasladados a Batey Bienvenido para su tratamiento y recuperación.

En el resto de los recintos, y hasta tener resultados de las pruebas de COVID-19 que se realizan, quedarán suspendidas todas las actividades internas y externas, así como las visitas conyugales y a los menores de 18 años de edad.

En dichos recintos, la DGSPC informó que mantiene las visitas de abogados y las de familiares se limitan a una persona por cada privado de libertad, durante 45 minutos. En ambos casos deberán observar el protocolo de bioseguridad y presentar la tarjeta que certifique que tienen aplicadas al menos dos dosis de vacunas anticovid.

La DGSPC explicó que los casos de COVID-19 e influenza afectan en estos momentos, entre empleados y privados de libertad, al menos a 382 personas del Sistema Penitenciario.

Los agentes VTP y administrativos suman más de 130 con COVID-19, mientras que entre los privados de libertad y el personal se acumulan hasta el momento 252 casos de síntomas gripales y fiebre, coincidentes con la gripe estacional denominada influenza.

Desde el inicio de la pandemia el sistema penitenciario acumula 1,909 casos, de los cuales 429 corresponden al personal administrativo, de vigilancia y tratamiento.