En las provincias que en conjunto suman más del 80 por ciento de los contagios, el toque de queda será más prolongado cada noche. 

REDACCION.- El Gobierno impuso mediante decreto un nuevo toque de queda diferenciado a fin de limitar la movilidad, las reuniones y las aglomeraciones y con ello tratar de reducir la acelerada propagación de la pandemia.

Avenidas como La Venezuela donde se concentran una gran cantidad de centros de diversión lucía este lunes prácticamente desierta. Pocas personas se observaban compartiendo algunos tragos.

Mientras en la avenida España el movimiento era más activo que el de la Venezuela, pero por debajo a la cantidad de personas que habitualmente se concentra en este lugar.

El movimiento de vuelos y de pasajeros en los aeropuertos se mantendrá inalterable tras la aprobación del estado de emergencia y el toque de queda, situación que implica que los viajeros estarán exentos de la medida que procura contrarrestar los efectos del coronavirus.

El decreto autoriza a transitar a los viajeros internacionales, por lo que los vuelos nocturnos se mantendrán invariables.

Otros que podrán circular durante el toque de queda es el personal de salud, entre ellos médicos, enfermeras, bioanalistas, farmacéuticos, agentes de seguridad privada, así como trabajadores de los medios de comunicación, todos debidamente acreditados.

También los operadores de vehículos y técnicos de empresas e instituciones prestadoras de servicios de energía, agua, telecomunicaciones y recogida de desechos sólidos estará exentos de la medida, cuyo plazo se extenderá por 20 días.

De lunes a viernes el toque de queda iniciará a la siete de la noche hasta la cinco de la mañana en 14 provincias y el Distrito Nacional, mientras en otras 13 demarcaciones comenzará una hora más tarde. Los sábados y los domingos la prohibición arrancará a las cinco de la tarde.