El Ministerio Público indicó que, “de acuerdo con las pruebas sobre los productos financieros de Pittaluga Arzeno en el período 2004 al 2017, se pudo determinar que el imputado manejó un total de RD$100,909,003.64, así como US$1,381,325.44 y EU$50,385.33”.

SANTO DOMINGO.-Las juezas del Primer Tribunal Colegiado absolvieron al abogado Conrado Pittaluga de la acusación de soborno, “por el hecho irrebatible de los pagos de los seis millones de dólares se encuentra en su poder y no han sido movilizados a través de acciones ascendentes a su ocultamiento”.

“La defensa ha presenta una duda razonable de que el imputado Conrado Pittaluga, puesto que el solo hecho del Ministerio Público indicar que los pagos hayan constituido un soborno, por haberlo realizado el departamento de operaciones estructuradas desde dos compañías offshores, no es suficiente ante la posibilidad de pagos privados o de otra naturalezas”, expresó la jueza Giselle Naranjo. 

Tras valorar la prueba aportada por el Ministerio Público, el tribunal constató que ni el imputado Víctor Díaz Rúa, como ministro de Obras Públicas y el abogado Conrado Pittaluga participaron en el proceso adjudicación del contrato de la obra autopista del Coral a la constructora Noberto Odebrecht.

 

“Esto es porque se puede constatar con la prueba aportada que para el momento en que estos imputados llegan a tener relación con la Autopista del Coral y con empresa Odebrecht, ya se había firmado tanto los contratos de adjudicación a hormigones Moya en fecha 4 de abril del 2003, así como se habían producido el memorando de entendimiento... en esta fecha es que Odebrecht entra en la autopista del Coral”, dice la jueza.

Luego de evaluar las declaraciones de los testigos, el tribunal no pudo concluir que todos los pagos realizados era ilícitos y por lo tanto soborno, “no hay certeza con respeto a ese enunciado”.

También no pudo concluir que el sistema drousys tuviera registrado en documentos y transacciones ilícitas. “Porque también se observa a partir de la prueba 11 del Ministerio Público, pagos donde el ordenante no es Odebrecht, sino una empresa privada”.

La magistrada aseguró que la teoría del Ministerio Público no explicó la naturaleza de esa prueba e “impera la duda”.

El Ministerio Público indicó que, “de acuerdo con las pruebas sobre los productos financieros de Pittaluga Arzeno en el período 2004 al 2017, se pudo determinar que el imputado manejó un total de RD$100,909,003.64, así como US$1,381,325.44 y EU$50,385.33”.

Indicaron que la mayoría de esos recursos fueron movidos por el imputado por concepto de sobornos en complicidad con su socio, el también encartado Víctor José Díaz Rúa, exsecretario de Obras Públicas y exdirector del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa), específicamente por el pago de sobornos de Odebrecht al exfuncionario por la obra Autopista del Coral.

Señalaron que Pittaluga Arzeno, para sí y  para el encartado Díaz Rúa, levantó un patrimonio derivado de las actividades delictivas propias del soborno y el lavado de activos, tipificada y sancionada por los artículos 5 y 8 (a) de la Ley 72-02, sobre Lavado de Activos, norma jurídica que regía al momento de ocurrir esos hechos punibles.

Indicaron que se dedicó a crear y a adquirir empresas para recibir y pagar sobornos.

“Para obtener ilícitamente esos beneficios, Díaz Rúa auspició y aprobó, en su condición de secretario de Estado de Obras Públicas y Comunicaciones, entre 2007 y 2012, la cesión y enmienda a los contratos de construcción y financiamiento de la Autopista del Coral, una de las obras que, mediante el tráfico de influencia y el soborno, logró Odebrecht que se le adjudicara en el país”, apuntaron.

Precisaron que Pittaluga Arzeno suscribió un contrato simulado de prestación de servicios de asesoría con la empresa Odebrecht, que sirvió como fachada para disfrazar los pagos de sobornos de esta empresa destinados a Díaz Rúa. Además, con esos fines, procedió a la creación de  una compañía pantalla offshore a través de la cual recibió el dinero ilícito.

Indicaron que Pittaluga adquirió la compañía Newport Consulting LTD con sede y cuenta bancaria en Antigua y Barbuda, que operaba como un paraíso fiscal, y destacaron que la constructora Odebrecht se valía de esa compañía, existente solo en papeles, para depositar el dinero ilícito destinado al entonces secretario de Obras Públicas.

Los representantes del órgano persecutor de la corrupción señalaron que los documentos de la Superintendencia de Bancos permitieron establecer que el imputado manejaba más de una veintena de cuentas de ahorros y corrientes, propias o de empresas controladas por él, las cuales empleaba para distribuir fondos ilícitos, mezclándolos con ingresos de otra naturaleza.

La Tesorería de la Seguridad Social, mediante la certificación DAE-TSS-2017-6307, del 12 de octubre de 2017, documenta que Pittaluga Arzeno reportó en el período de 2003 a 2017, bajo el NSS.01252413-4, ingresos brutos anuales por concepto de salario ascendente a RD$9,768,302.56.