El Presidente del Tribunal Constitucional pidió este jueves al Congreso Nacional convertir en ley el proyecto que crea el Sistema Integral de prevención, Atención, y Erradicación de la violencia contra las mujeres, donde se sanciona el feminicidio con una pena de 40 años de reclusión

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El Presidente del Tribunal Constitucional pidió este jueves al Congreso Nacional convertir en ley el proyecto que crea el Sistema Integral de prevención, Atención, y Erradicación de la violencia contra las mujeres, donde se sanciona el feminicidio con una pena de 40 años de reclusión.

Entre tanto, juristas y otros sectores, no creen que esto resuelva el problema, debido a que en muchas ocasiones el agresor también se suicida.

El pedido de la Alta Corte al poder legislativo se hizo vía una resolución que fue aprobada por los jueces, que dicen estar conmocionados por los altos índices de violencia de género en el país.

A esa solicitud de inmediato respondió la comisión de justicia de la cámara de diputados, quien pese a no oponerse a su aprobación, recuerda que esta podría constituirse en un parche, ya que esa figura está tipificada en la reforma al Código Penal.

Entre tanto, para juristas y otros sectores esta iniciativa ya aprobada por el senado, no resuelve el nivel al que han llegado estos tipos de hechos.

Video íntegro:

En el marco de una audiencia solemne por el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, también se rechazaron las cifras dadas a conocer por el Procurador donde señala que los feminicidios se han reducido este año en un 18%.

En conmemoración a la fecha del próximo 25 de noviembre en la que fueron asesinadas, en 1960, las tres hermanas Mirabal, a estas también se les depositó una ofrenda floral.

La mayoría propone que más que trabajar en lo penal como se persigue vía esta iniciativa, ahora en manos de la cámara de diputados, para detener los feminicidios, es fundamental tomar en cuenta la educación para propiciar un cambio de cultura en ese sentido.