En días previos al acto escolar, su madre estuvo muy entusiasmada en el papel que realizaría su hija y la ayudó a preparar las palabras que pronunciaría junto a sus compañeros de estudio.

SANTO DOMINGO.- Anticipándose a la celebración de la batalla del 30 de marzo de 1844, de la cual se cumplió este miércoles el 178 aniversario y que fue decisiva para afianzar la independencia dominicana, algunos colegios celebraron sesiones escolares para recrear con niños episodios heroicos y memorables de esa gesta patriótica.

Uno de esos roles le correspondió a la niña Angela Tavares, quien en una sesión escolar de recreación histórica, representó el heroísmo de Juana Saltitopa en la guerra de independencia nacional y para ponerse en su piel lució ataviada con un Madrás, un pañuelo de colores brillante semejante al que llevaba en fiero combate la heroína y mártir dominicana.

Símbolo del heroísmo femenino, Juana de la Merced Trinidad, fue mejor conocida en su época como Juana Saltitopa y así ha quedado plasmado a lo largo de la historia por haber sido una niña traviesa y rebelde, además de que en su vida adulta se ganó el título de “La Coronela” por su desempeño como activista militar.

Con apenas 7 años, la niña Angela Tavares encarnó el papel de Juana Saltitopa durante el acto organizado por el centro preescolar Tía Pamela durante los recientes actos conmemorativos del mes de la patria y transmitir a los niños el sentido y trascendencia de las gestas heroicas libradas por los forjadores de la nacionalidad dominicana.

En días previos al acto escolar, su madre estuvo muy entusiasmada en el papel que realizaría su hija y la ayudó a preparar las palabras que pronunciaría junto a sus compañeros de estudio.

Aunque el objetivo primario de este tipo de actividades escolares es promover el conocimiento y valorización de la juventud sobre las figuras que descollaron en jornadas patriotas, al rememorar el historial de Juana Saltitopa se logra un doble significado porque este heroína fue un ejemplo, dentro de su época y circunstancia, en la lucha de las mujeres por su participación en la sociedad y su desarrollo íntegro como persona y para ser reconocidas en igualdad frente al hombre.

Juana Saltitopa fue una activista militar dominicana que tuvo una destacada participación en la guerra por la independencia dominicana, específicamente en la Batalla del 30 de Marzo, en

Santiago de los Caballeros. Se le recuerda además  por su arrojo y valentía durante el combate, en el cual las tropas criollas lograron producir 600 bajas en las fuerzas invasoras haitianas, tras resistir cinco ataques provenientes de dos flancos.

Su papel fue crucial durante la batalla, ya que en los momentos de mayor fragor animó a los combatientes y llevando pólvora a los artilleros, además de desempeñarse como "aguadora" transportando líquido para las necesidades de las tropas y  refrescar los cañones. ​En adición a esa vital función, Juana Saltitopa realizó labores como enfermera, ayudando a curar a los combatientes dominicanos.

Los datos históricos dan cuenta de que desde muchacha fue enégica y extrovertida, ya que le gustaba trepar a los árboles y saltar de rama en rama, por lo que se ganó el nombre de “Saltitopa”. Una calle del Distrito Nacional lleva su nombre.