Raúl Alejandro Girón Jiménez dice que las nóminas de la Hermandad de Pensionados están llenas de policías con pensiones elevadas

SANTO DOMINGO.- Dentro del esquema de desfalco que aseguran las autoridades haber destapado con la Operación Coral, unos compraban su pensión y otros riqueza inmediata como parte de la red que supuestamente encabezaba el mayor general Adán Cáceres Silvestre.

Así lo estableció Raúl Alejandro Girón Jiménez quien la noche del jueves "cantó" y expuso ante el tribunal cómo operaban.

Los que compraban su pensión devolvían a la red todo el dinero que le depositaban en exceso a causa del abultamiento de la nómina.

Girón Jiménez era uno de estos, según admitió. Dijo que tenía un salario de 70 mil pesos y adicionalmente se le depositaban 180 mil pesos que devolvía a Núñez de Aza.

En el allanamiento a su casa el Ministerio Público habría encontrado una carta en la que este solicitaba ser transferido del Ejército a la Policía Nacional.

La razón detrás de esto era la seguridad que, dijo, está institución le ofrecía para retirarse con una pensión de 300 o 350 mil pesos.

Girón Jiménez puso así en el ojo público la Hermandad de Pensionados de la Policía y dijo que de revisarse esas nóminas se verá la gran cantidad de policías con pensiones elevadas.