En tanto que la sociedad dominicana de pediatría señaló que la hepatitis A es frecuente en los niños, por lo que debe incluirse en el programa de vacunación de Salud Pública.

SANTO DOMINGO.- Pese al llamado de los médicos  a que vacunen a los niños contra la hepatitis,  el suero contra el tipo A de este virus, no está incluido en el esquema gratuito del Programa Ampliado de Inmunización de Salud pública que solo cuenta el fármaco contra la hepatitis B, lo que genera preocupación entre pediatras, tras asegurar que la hepatitis A es más común en niños.

Mientras que los padres que acudieron este viernes a inmunizar a sus hijos de esta y otras enfermedades por seguir el cronograma de las tarjetas de vacunación, toman medidas ante el brote que se registra en Estados Unidos y Europa, y por el que se mantiene una vigilancia en el país.

En algunos puntos de vacunación  los padres recibieron una orientación por parte del personal médico sobre cómo prevenir la Hepatitis Aguda Infantil en sus hijos con medidas como la higienización de manos y enseñando a los pequeños a toparse al boca la toser.

Los presentes que acudieron porque a sus hijos les tocaba aplicarles la vacuna contra la hepatitis u otra enfermedad, aseguraron que son medidas que toman para evitar otras enfermedades y ahora aplicarán con mayor rigurosidad.

Los encargados de los centros de vacunación indicaron que la dosis contra la hepatitis se aplica a los bebés desde que nacen, aunque señaló algunos padres se descuidan con los refuerzos.

De su lado, el presidente de laAsociación Nacional de Clínicas y  Hospitales Privados, dijo durante una entrevista en el programa El Despertador que en esos centros de salud cuentan con las dosis de la hepatitis B y A, con  costo adicional está última.

En tanto que la Sociedad Dominicana de Pediatría señaló que la hepatitis A es frecuente en los niños, por lo que debe incluirse en el programa de vacunación de Salud Pública para que la población de escasos recursos pueda inmunizar a sus pequeños.

Los galenos indicaron que los signos de alarmas con esta enfermedad son   fatiga, falta de apetito, el color amarillento en la piel y las heces fecales, así como dolor abdominal y otros.