El Sistema Nacional Penitenciario inició la primera jornada de la fase de su plan de vacunación contra la COVID-19 en el complejo Haras Nacionales, en donde quedaron protegidos 62 adultos mayores, 30 internos en período de prueba y el personal activo de seguridad del recinto.

SANTO DOMINGO.-El Sistema Nacional Penitenciario inició la primera jornada de la fase de su plan de vacunación contra la COVID-19 en el complejo Haras Nacionales, en donde quedaron protegidos 62 adultos mayores, 30 internos en período de prueba y el personal activo de seguridad del recinto.


En esta primera fase se inmunizará también al personal médico y de seguridad de los recintos penitenciarios y en la segunda se incluirá al resto de la población privada de libertad, el personal de tratamiento y el administrativo. 



La División Nacional de Salud del Modelo de Gestión Penitenciaria informó que a partir del 16 de marzo se vacunará al personal de Vigilancia y Tratamiento, así como al administrativo, respetando las etapas dispuestas por el Ministerio de Salud Pública.


El próximo jueves se vacunarán a los adultos mayores del Centro de Corrección y Rehabilitación La Isleta, en Moca, y la semana próxima a los que están en recintos de Mao.


Desde ya las autoridades capacitan al personal que intervendrá en el proceso en el complejo Najayo, informó la doctora Gaurys Sisa, encargada de la División Nacional de Salud del Modelo de Gestión Penitenciaria.


“Hoy iniciamos esta primera fase de vacunación en los centros de corrección y rehabilitación con los privados de libertad mayores de 60 años a nivel nacional y el personal de seguridad, para en la segunda fase inocular al personal administrativo y de tratamiento y el resto de la población mayor de 18 años”, explicó Gaurys Sisa doctora. 


La doctora detalló que recibirán la vacuna todos los internos, independientemente de que hayan padecido la enfermedad, debido a que uno de los beneficios que ofrece esta medida preventiva es que ayuda a crear la inmunidad al virus, por lo que con este proceso se disminuirá la posibilidad de contagios o gravedad en caso de llegar a padecer la enfermedad.


Las autoridades establecieron un protocolo de prevención por el que se suspendieron las visitas presenciales de familiares y abogados de los privados de libertad, lo que ha permitido que a pesar de tener una población que supera a las 27,600 personas, para el final de febrero de este año todo el Sistema Penitenciario sólo ha registrado 1,424 internos positivos a la COVID-19, con 1,341 recuperados en la actualidad.


La doctora Sisa expresó su pesar por el fallecimiento de 22 internos afectados por el coronavirus SARS-CoV-2. 


Después de casi un año de aislamiento, y a raíz de un auto dictado por la Segunda Sala de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, desde el 15 de enero el Sistema Penitenciario autorizó la reanudación de las visitas presenciales a los abogados, previa solicitud por escrito. Desde la fecha se han concedido más de 80 asistencias a los letrados en todo el país.