"Después que él cayó al suelo, ellos se le subieron encima y hasta en la boca le entraron los pies, uno de los presos que es calvo y otro que es flaco".

SANTO DOMINGO.-Según el testimonio de un nacional haitiano Wistel Pieer, quien supuestamente era una de las personas detenidas en el cuartel policial de Naco junto al joven David de los Santos, debido al mal comportamiento de la víctima, los agentes le echaron gas pimienta, por lo que estos le decían "diablo manito no involúcrate, por tu culpa, nosotros tabamo durmiendo tranquilos, por eso te vamo a matá".

En la solicitud de medida de coerción que dio a conocer el Ministerio Público detalla, que ese momento los tres presos que estaban en la celda comenzaron a darle golpes al "hombre fuerte", quien aún tenía las esposas puestas atrás, le daban trompadas como boxeadores, "después que él cayó al suelo, ellos se le subieron encima y hasta en la boca le entraron los pies, uno de los presos que es calvo y otro que es flaco, tomaron mis tenis marca Nike, color rojo con la suela blanca que estaban en la ventana y le empezaron a dar golpes en la cara con ellos".

Como lo narra el nacional haitiano, según el expediente:

"Cuando llegué al destacamento había tres hombres en la celda, conmigo eran cuatro, luego llevaron a un hombre fuerte, él llegó bien, estaba tranquilo y sin esposas, pero cuando lo quisieron entrar a la celda salió corriendo, los policías tuvieron que caerle atrás para agarrarlo, cuando lo hicieron le pusieron las esposas para atrás y lo empujaron para entrarlo a la celda. En ese momento el hombre fuerte se pegó de la pared y comenzó hacer mucha bulla, entonces los demás presos le decían que cerrara la boca porque él estaba preso y con la bulla los policías no lo iban a soltar, pero el hombre fuerte seguía haciendo mucha bulla, así que los policías echaron gas pimienta por la ventana de la celda y los presos le decían ai hombre fuerte: "Diablo manito no involúcrate, por tu culpa, nosotros tabamo durmiendo tranquilos, por eso te vamo a matá" y en ese momento los tres presos que estaban en la celda comenzaron a darle golpes al hombre fuerte, quien aún tenía las esposas puestas atrás, le daban trompadas como boxeadores, después que él cayó al suelo, ellos se le subieron encima y hasta en la boca le entraron los pies, uno de los presos que es calvo y otro que es flaco, tomaron mis tenis marca Nike, color rojo con la suela blanca que estaban en la ventana y le empezaron a dar golpes en la cara con ellos. Cuando la policía escuchó la bulla fue a la celda a preguntar qué pasaba y el preso calvo dijo que no pasaba nada, por lo que el policía se fue sin entrar a la celda. El hombre fuerte estaba botando sangre de la nariz y la boca".

Al otro día jueves 28/04/2022 en la mañana, los policías entraron a la celda y preguntaron qué haba pasado, porque el hombre fuerte estaba malo tirado en el piso temblando, pero los presos dijeron que él se había dado esos golpes con la pared y los presos calvo y el flaco me hicieron seña con el dedo en la boca de que no hablara porque si lo hacía me iban a matar, por eso no le dije nada a los policías.

Los policías le quitaron las esposas que tenía atrás al hombre fuerte y con mi ayuda lo levantamos del suelo, lo sacaron de la celda, lo bañaron y lo pusieron en una silla, después de eso el preso calvo me puso a limpiar con un suape toda la sangre que había en el suelo. Después de eso no supe más nada porque me dejaron adentro de la celda.

11. ¿Usted puede describir físicamente a los presos que le dieron golpes al hombre fuerte?

Hay uno que es calvo, ese fue el que le dio más golpes, le daba trompadas, patadas y golpes con los tenis, el segundo es flaco, este le quitó un tenis al calvo y le dio muchos golpes, hasta a mí me dio una patada, pero el calvo le dijo que me diera banda, el tercero era moreno pero no tan moreno, le dio varias galletas y después se fue al baño y llevó un plato lleno de mierda y lo tiró en la puerta de la celda, los policías lo pusieron a limpiarla, pero él se fue huyendo pero después lo agarraron y lo llevaron otra vez al destacamento y a mí me soltaron.