Los vendedores aseguraron que están dispuesto a dividir su jornada de trabajo entre sábados y domingos en aras de mantener el distanciamiento establecido por el COVID-19.

SANTO DOMINGO.- Con ataúdes y encadenados, vendedores del mercado de La Pulga del kilómetro 12 de la avenida Independencia volvieron a protestar este martes en las inmediaciones del Palacio Nacional en demanda de que les permitan trabajar en la zona hasta el mes de diciembre.


Los vendedores aseguraron que están dispuesto a dividir su jornada de trabajo entre sábados y domingos en aras de mantener el distanciamiento establecido por el COVID-19.


Una comisión de los vendedores tenía previsto entregar un documento en la Presidencia pero desistieron debido a que fueron recibidos por un viceministro.