Al celebrar la disposición, reconocen que en su momento fue necesario adoptarla, pero que ya se hace necesario ir retornando a lo habitual para tratar de mitigar las pérdidas.

Por Héctor de la Cruz

SANTO DOMINGO.- A tan solo horas de levantarse el toque en el Distrito Nacional, varios vendedores de comida rápida se mantienen esperanzados de poder recuperar sus clientes luego de estar trabajando por más de un año con un horario irregular producto de la pandemia del COVID-19.

Al celebrar la disposición, reconocen que en su momento fue necesario adoptarla, pero que ya se hace necesario ir retornando a lo habitual para tratar de mitigar las pérdidas.

Explicaron que sus negocios aportan empleos y generan dinamismo en la economía por lo que, sin lugar a dudas la medida es positiva.

Otros entienden que el levantamiento del toque de queda  trae consigo una responsabilidad para los dueños de negocios y por eso ya algunos afirman que están tomando algunas medidas sanitarias.

Según varios vendedores del Ensanche la Fe, Villa Juana, Villa Consuelo y Cristo Rey la gran mayoría de su venta se realiza en horario nocturno.

El pasado martes tres de agosto, el Presidente Luis Abinader emitió un decreto donde elimina el toque de queda a partir del lunes nueve de agosto  para el Distrito Nacional y la provincia La Altagracia por haber logrado vacunar a más del 70 por ciento de su población.

Los vendedores consultados exhortaron a la población a seguir cuidándose y vacunándose para que no haya que retroceder con las medidas de reapertura.