Este martes la magistrada Kenya Romero impuso la medida de 18 meses a Adán Cánceres Silvestre, el exjefe del Cuerpo de Ayudantes Militares de la Presidencia; la pastora Rossy Guzmán, su hijo el cabo policial Tanner Flete Guzmán y el coronel Rafael Núñez de Aza, y el sargento Alejandro José Montero Cruz

SANTO DOMINGO.- La vicepresidenta de la República, Raquel Peña, dijo que lo más importante del proceso que se le sigue a un grupo de imputados por cometer supuestos actos de corrupción es que en estos momentos en el país existe un Ministerio Público que actúa con independencia.

Explicó que los funcionarios que dependen del Poder Ejecutivo están dedicados a cumplir lo que les corresponde, mientras el Ministerio Público actúa con toda libertad.

“Lo importante señores de este gobierno que encabeza el presidente Luis Abinader es que tenemos un Ministerio Público que es totalmente independiente y nosotros seguimos totalmente puestos, enfocados en todo lo que nos corresponde como Poder Ejecutivo”, afirmó Peña.

Peña fue cuestionada si los militares acusados de estar involucrados en actos de corrupción denunciados en la Operación Coral, debían ir a una cárcel destinada exclusivamente para los cuerpos castrenses.

Este martes la magistrada Kenya Romero impuso la medida de 18 meses a Adán Cánceres Silvestre, el exjefe del Cuerpo de Ayudantes Militares de la Presidencia; la pastora Rossy Guzmán, su hijo el cabo policial Tanner Flete Guzmán y el coronel Rafael Núñez de Aza, y el sargento Alejandro José Montero Cruz.

Todos deberán cumplir la medida en la prisión Najayo Hombres. Mientras que la pastora irá a Najayo Mujeres. En tanto que la jueza Romero impuso prisión domiciliaria al mayor Raúl Girón Jiménez, quien es el principal testigo del Ministerio Público en su acusación contra los supuestos implicados.

A estos cinco del grupo el Ministerio Público los acusa de formar un entramado militar y policial que habría desfalcado el erario con más de 3 mil millones de pesos.