El Ministerio Público considera la prisión preventiva como la medida más idónea a imponer en este caso contra el imputado de 29 años de edad, por la gravedad de los hechos.

SANTO DOMINGO.- Sin mediar palabras y con un alto contingente de la Unidad de Traslado de Personas de Alto Riesgo, fue movilizado a la Fiscalía de Santo Domingo Este el cantante urbano Aderly Ramírez Oviedo, conocido como Rochy RD, donde se le conocerá medidas de coerción por presuntamente abusar sexualmente de una menor de edad.

La Unidad de Atención a la Violencia de Género y Delitos Sexuales de la Fiscalía también solicitó prisión preventiva contra la madre de la víctima, detenida por su vinculación al caso.

El conocimiento de la medida estaba pautada para las 9:00 de la mañana de este domingo.

Mediante instancia dirigida al Tribunal de Atención Permanente de Santo Domingo Este, las fiscales Julisa Hernández y María Sánchez solicitaron la imposición de la medida coerción en contra de Ramírez Oviedo y la mujer tras obtener diferentes evidencias sobre la comisión del delito.

La violación sexual contra la joven se produjo en una villa de la parte este de la capital. La madre de la víctima, además, según establecen las investigaciones, cometió agresión física y verbal contra la adolescente, entre otros delitos.

En el transcurso de la investigación se han obtenido diferentes pruebas testimoniales, periciales, procesales, documentales y audiovisuales con las que el órgano persecutor sustentó la solicitud de la coerción y de fijación de Cámara Gessell para la menor de edad.

Los procesados enfrentan cargos por la violación de varios artículos del Código Penal Dominicano, modificados por la Ley 24-97, sobre Violencia de Género e Intrafamiliar, y el Código para la Protección y los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes (136-03), en perjuicio de la menor de edad y del Estado dominicano.

El Ministerio Público considera la prisión preventiva como la medida más idónea a imponer en este caso contra el imputado de 29 años de edad, por la gravedad de los hechos y la cantidad de evidencias obtenidas en el proceso.