La denuncia de detención de parturientas extranjeras se da en momentos en que se agudiza la crisis haitiana y justo cuando en las últimas semanas las autoridades dominicanas han adoptado medidas contundentes para frenar la inmigración ilegal desde el vecino país.

SANTO DOMINGO.- Las autoridades dominicanas informaron este viernes que investigarán el caso de supuestas deportaciones a parturientas haitianas y mujeres con recién nacidos en brazos que buscaban atención en hospitales del país.

Esta investigación surge luego que el fondo de las Naciones Unidas para la Infancia condenara  la denuncia de que inspectores de la Dirección General de Migración detuvieron y deportaron a parturientas haitianas y mujeres con recién nacidos en brazos que buscaban atención medica en el país .

Autoridades precisaron que durante los fines de semana aumenta el flujo de inmigrantes ilegales en labor de parto en un 80 por ciento en algunos casos.

El ministro de Salud, Daniel Rivera, aclaró que los inmigrantes embarazados que residen en el país deben ser atendidos sin importar su estatus migratorio.

Mientras que el ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez, recordó que las parturientas haitianas ocupan al menos el 30 por ciento de las camas en los hospitales y afirmó que República Dominicana no está en capacidad de asumir el gran costo que representa la situación para la economía nacional.

En dos twitter, Bruno Maes, representante de Unicef en Haití, indicó que recibieron la información de al menos 130 embarazadas y mujeres con recién nacidos que buscaban atención en el país fueron detenidas o deportadas a Haití en condiciones deplorables.

Asimismo, explican que ese organismo internacional condena esos actos ya que las mujeres y los niños tienen derecho a buscar y encontrar atención médica en el país donde viven.

La denuncia de detención de parturientas extranjeras se da en momentos en que se agudiza la crisis haitiana y justo cuando en las últimas semanas las autoridades dominicanas han adoptado medidas contundentes para frenar la inmigración ilegal desde el vecino país.