Propietario de pescadería en el mercado de Los Guandules, aseguró que ya pondera aumentarle 10 pesos a sus productos para poder costear las nuevas tarifas de la energía eléctrica.

Por Jayssi Capellán

SANTO DOMINGO.- Aunque el primer incremento trimestral a la tarifa eléctrica, que comienza a regir desde este lunes se sentirá a lo largo del mes, cuando se emitan las primera facturas, residentes y comerciantes de los barrios del Gran Santo Domingo comienzan a tomar medidas para economizar energía, así como a modificar los precios de sus mercancías y servicios para transferir a sus clientes esos incrementos.

Para poder costear los nuevos montos con los que llegará la factura de la luz, comerciantes aplican también incrementos a sus servicios para tratar de mantener a flote sus establecimientos, al asegurar que su clientela se ha reducido significativamente los últimos meses y no producen lo suficiente para pagar elevados montos de la energía que aseguran ya existen.

Otros indicaron que se verán obligados a buscar empleo para los días de la semana para poder costear el aumento y sostener a sus familias, ya que sus negocios no se han recuperado de la crisis ocasionada por la pandemia.

Asimismo, moradores de sectores populosos  como Los Guandules, el Ensanche Luperón y otros aledaños rechazaron el aumento. Indicaron que reciben pocas del servicio y también les llega con un costo elevado sus facturas.

Desde este lunes los usuarios regulados de las empresas distribuidoras de electricidad Edesur, Edeeste y Edenorte, recibirán aumentos en sus pagos de las tarifas eléctricas como parte del Pacto Eléctrico firmado en febrero por el gobierno y el sector empresarial para eliminar los subsidios del Estado a ese sector en un período de mediano a largo plazo que se aplicará cada tres meses. 

La resolución de la Superintendencia de Electricidad que empieza  este día terminará en octubre del año 2026, lo que llena de temor a los comerciantes ya que aseguran que su continúa los aumentos sus negocios quebrarán.