Transportistas consideran que la criminalidad está relativamente controlada, pero siguen en aumento los robos y atracos en rutas del concho a manos de haitianos.

SANTO DOMINGO.- El vocero de la Confederación Nacional de Organizaciones del Transporte CONATRA, Mario Díaz, afirmó que se debe poner atención a que en los últimos dos meses del presente año, los actos delictivos y atracos cometidos por haitianos indocumentados, encapuchados, que conducen motoconchos y carros públicos, haciendo víctimas de sus fechorías a conductores del transporte público y pasajeros.

Según reportes de los mismos miembros de los gremios afiliados a CONATRA, se han incrementado incidentes delictivos.

Esta situación se da, a pesar de que según la Policia Nacional la cantidad de esos actos, realizados por inmigrantes haitianos en el país, disminuyó en un 63 % en los últimos cinco años, dijo Díaz.

Mario Díaz agregó que el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT), la Dirección General de Migración y la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT), se encuentran en la obligación de llevar a cabo operativos en todas las paradas de carros públicos y de moto conchos del país, para sacar de las rutas del transporte de pasajeros a los haitianos que laboran en ellas de manera ilegal y que protagonizan innumerables atracos y robos a pasajeros.

“Si los haitianos representan el 87.2 de la población de inmigrantes en la República Dominicana, de acuerdo a las últimas estadísticas, y un gran porcentaje de estos han abandonado sus actividades normales, como las construcciones, la agricultura y el microcomercio, para dedicarse a conchar en motocicletas y carros públicos principalmente en las tres provincias más importantes de nuestro pais, entonces eso nos debe preocupar a todos, ya que los medios de transporte de la población constituyen un asunto de seguridad nacional y de primer orden en las naciones”, resaltó el dirigente sindical.

Un apunte: “Los robos y atracos a pasajeros que utilizan el motoconcho y los carros públicos como medio de transporte se han convertido en los delitos más comunes cometidos por los nacionales haitianos que residen de manera ilegal en el sur y en otros lugares del país, cerca de la frontera como la provincia de Dajabón, cuyos habitantes han hecho numerosas quejas por estas razones”, señaló Díaz.

“Según los datos preliminares y muy conservadores de los organismos de seguridad, miles de delincuentes haitianos, algunos de los cuales incluso fueron condenados en su país y escaparon de prisión, tienen en zozobra a Neyba, Barahona, Jimani, Elías Piña, San Juan, Pedernales, Ocoa y ahora han logrado un nicho en el sistema de transporte de pasajeros del Gran Santo Domingo, el Distrito Nacional y la provincia de Santiago de los Caballeros, situación que constituye un desafío a nuestra seguridad ciudadana”, agrego Díaz.