Entiende el móvil fue darle un susto o tratar de amedrentarlos

SANTO DOMINGO.- El exsenador por la provincia de Azua, César Díaz Filpo, descartó que la agresión de la que fue víctima a inicio de semana se tratara de un intento de asalto.

Filpo quien tuvo que ser atendido en un hospital debido a los golpes recibidos en la cabeza por parte de dos hombres que entraron a su residencia, descarta que se haya tratado de un robo debido a que los desaprensivos no cargaron con nada.

El exsenador entiende que el móvil de ataque no fue un robo, ya que los desaprensivos no quisieron tomar las pertenencias que se encontraban a la vista “yo tengo tres relojes ahí y ellos le ponían las manos y decían no, no queremos eso, esa cadena siempre me la quito al caminar y me dicen no, eso es oro, pero no queremos eso. Al final ellos se van de la casa sin nada en la mano”.

https://www.youtube.com/watch?v=ymJ3Y7m0a3A

Díaz Filpo, entiende que el asalto a su morada se pudo haber tratado de querer darle un susto a su persona o amedrentarle, aunque no conocer la finalidad del hecho y dejará que las autoridades se encarguen de investigar.

El dirigente del Partido Revolucionario Moderno aclaró que ese día no hizo ningún cambio en su rutina, aunque realizó varias diligencias antes de regresar a su hogar lugar donde sucedió el hecho.

Al narrar cómo sucedió el incidente, precisó que los desaprensivos no cargaron con nada de su residencia y solo les pedían que buscara la caja fuerte.