Las manifestantes se quejan de los actos de abuso de poder, extorsión, acoso, robo y violencia sexual que sufren en cada uno de sus puntos de trabajo a nivel nacional por los agentes del orden.

Por Gabriela Andújar

SANTO DOMINGO.- Trabajadoras sexuales se apostaron este miércoles frente al Palacio de la Policía, para exigir fin a los abusos por parte de los agentes policiales, la vocera de la institución, Ana Jiménez Cruceta recibió una comisión para acoger sus denuncias.

Luego de incontables denuncias sin ser escuchadas, decenas de trabajadoras sexuales se presentaron con pancartas y consignas en demanda de que acabe la opresión recibida día a día al momento de desempeñar su labor.

Jiménez Cruceta se reunió a puertas cerradas con parte de las manifestantes, quienes se quejan de abusos de poder, extorsión, acoso, robo y violencia sexual que existe en cada uno de sus puntos de trabajo a nivel nacional, afectando a miles de integrantes de la Organización de Trabajadoras Sexuales de República Dominicana.

La vocera de la Organización de Trabajadoras Sexuales asegura que el 86 por ciento de los abusos que han recibido las trabajadores sexuales en este último año, han sido por parte de los agentes policiales y que las más vulnerables son las que laboran de forma independiente.

Al reconocer que este tipo de trabajo no es legal en el país, Martínez insistió que al menos se respeten los derechos como seres humanos, de las aproximadamente 250 mil trabajadoras sexuales que hay a nivel nacional.

Luego de recibir una comisión y escuchar sus reclamos, la vocera de la Policía prometió, habrá un acompañamiento por parte de la institución a fin de protegerlas y corregir cualquier eventualidad que afecte sus derechos.

 

Al insist

ir que esta problemática debe detenerse, el presidente del Comité Dominicano de los Derechos Humanos aseguró que, los organismos internacionales están altamente preocupados ante los resultados que le han sido suministrado sobre esta investigación.

Manuel Marcedes, manifestó que su comité se presentará donde quiera que se viole un derecho humano y advirtió que de no recibir seguimiento por parte de las autoridades, no importa las consecuencias utilizarán otros escenarios de lucha incluyendo, internacionales.