En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Países árabes reaccionan ante la represión en Siria

Países árabes reaccionan ante la represión en Siria
Países árabes reaccionan ante la represión en Siria

Manifestaciones en Siria.

El Cairo– Al mismo tiempo que el régimen de Bachar al Asad aprieta la soga en torno a la población Siria, los países árabes han salido de su letargo y estrechan el cerco diplomático sobre Damasco.

Con el resto del mundo pendiente del rojo y el verde de las bolsas de valores, los países árabes parecen asumir que la represión Siria ha traspasado ya el límite de lo aceptable y, en las últimas horas, se reproducen sus llamamientos al fin de la violencia.
El rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdelaziz, llamó a consultas anoche a su embajador en Damasco por la “violencia inaceptable”, mientras que Kuwait y Baréin hicieron hoy lo mismo con sus representantes en la capital Siria.
Horas antes, la Liga Árabe había abandonado su silencio para pedir a las autoridades sirias el fin inmediato de la violencia, y hasta la vecina Jordania calificó la crisis como “inquietante, lamentable y dolorosa”. Analistas y opositores se preguntan ahora si esta reacción llega demasiado tarde y si debería ser más contundente. El último viernes de protestas en Siria fue bautizado con el nombre de “Dios está con nosotros, aunque nadie nos apoye”.
Esa soledad de los manifestantes se vio expresada en la condena de los Comités de Coordinación Local, uno de los principales grupos de la oposición, hacia “las naciones amigas que no se han posicionado de forma clara, incluidas las liberadas, cuyas revoluciones encendieron la revolución Siria”. Es decir, Egipto y Túnez.

“Los gobiernos árabes están muy preocupados por la estabilidad y en general ven la revolución como un riesgo que debe ser evitado”, dijo a Efe Gamal Abdel Gawad, analista y director del Centro de Estudios Estratégicos Al Ahram.
Sin embargo, Abdel Gawad consideró que la brutal campaña de represión la se

mana pasada contra la ciudad de Hama, en el norte, fue percibida como “un punto de inflexión” que llevó a los países árabes a no tolerar más la situación.

“Hama tiene un gran valor simbólico, porque fue una ciudad arrasada en 1982 por el padre de Bachar, Hafez al Asad. De alguna forma, es la Ruanda árabe”, explicó el analista. Las causas de la inacción árabe son variadas, pero existen dos que se repiten en cualquier análisis.

Por un lado, el complejo dibujo étnico-religioso y la posición estratégica de Siria, vecina de Israel y tradicionalmente un contrapeso en la región a las monarquías suníes del Golfo y a los regímenes pro occidentales de Egipto y Jordania.

Para Abdel Gawad, “Siria es un país central en Oriente Medio, e incluso Arabia Saudí, pese a sus tensas relaciones con Damasco, estaba preocupada por el impacto de la revuelta sobre la estabilidad de la región”.

Pese a ser un país de mayoría suní, Siria está gobernada por la minoría chií alauí, lo que ha llevado a la Liga Árabe a alertar sobre el temor a que estalle el conflicto sectario en Siria, lo que tendría “consecuencias negativas para toda la región”.

Por otro lado, en el mutismo árabe ha jugado un papel importante el temor al efecto contagio de la revolución Siria sobre otros países, como los del Golfo, que a excepción del pequeño reino de Baréin, han conseguido hasta el momento esquivar las revueltas.

En declaraciones a la televisión Al Yazira, este comentarista señaló que “ya no basta con las palabras”, y pronosticó una acción coordinada de los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) con el tradicional aliado sirio de Turquía para tomar “medidas masivas de presión”.

Esta concatenación de condenas comenzó por la declaración presidencial del Consejo de Seguridad de la ONU el pasado miércoles, un texto que no llegó a ser resolución, con mayores implicaciones jurídicas. Pese a las desavenencias anteriores, la ofensiva diplomática de última hora ha sido recibida con los brazos abiertos por la oposición Siria.

La Conferencia Siria para el Cambio, con base en Turquía, dijo en un comunicado que el discurso del rey Abdelaziz “demuestra la responsabilidad histórica del reino árabe saudí vecino e impulsa su apoyo histórico a sus hermanos”.
Por ahora, los grandes socios de Siria en la región, Irán y el grupo chií Hizbulá, no han abierto la boca en contra del régimen de Al Asad y es extremadamente improbable que lo vayan a hacer.

Del mismo modo, tampoco se antoja factible que los vecinos árabes de Siria puedan llegar a apoyar una intervención armada para frenar la represión, como sí hicieron en Libia frente a Muamar el Gadafi.

Abdel Gawad considera que hay que relativizar la influencia exterior, ya que “si algo han demostrado las revueltas en los países árabes es que son inmunes a la intervención extranjera. El curso de los acontecimientos sigue su propia dinámica”.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *