En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Para reducir la exclusión social

Me parece que hay tres grandes líneas de acción en el mediano plazo para reducir la exclusión social y generar la cohesión suficiente para alcanzar el desarrollo humano. No las percibo en un orden sucesivo, sino como tres dinámicas más o menos simultáneas: generar suficiente empleo para integrar a la mayoría de la población tanto al mercado de trabajo como al mercado a secas, al consumo básico; expandir la protección social; y, algo de lo que hablamos poco en nuestra sociedad: estructurar, institucionalizar, integrar a la mayoría de la población a disciplinas sociales, oficios, carreras que generen un sentido de pertenencia y una visión previsible acerca del futuro personal y social.

Los más reputados economistas, dirigentes laborales, representantes de gremios productivos han coincidido en el imperativo de un cambio de modelo económico que manteniendo la estabilidad macroeconómica impulse el empleo formal y la productividad. La informalidad no sólo es un problema económico. El hecho de que más de la mitad de la población se reproduzca materialmente desde prácticas informales y precarias tiene consecuencias culturales y sociales perversas en tiempos en que la capacidad de actuación colectiva es fundamental para que una sociedad se enrumbe por el camino de la productividad económica y social.

Por eso entiendo que los tres procesos mencionados van de la mano. Para sostener un sistema de protección social (seguridad ciudadana, seguridad social, atención a los vulnerables, salud, previsión, etc.) necesitaremos invertir mucho más de lo que actualmente hay disponible. Sólo incrementando la producción y la productividad social podremos sustentarlo. El cambio hacia el modelo económico inclusivo es también un requisito para fortalecer la economía interna, la demanda interna que es un puntal para incrementar la competitividad.

La disciplina social derivada de la institucionalización es tan imprescindible como el resto de los factores.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *