En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

“Para ser buen católico no hay que tener hijos como conejos”

Anoche tuve un sueño. Soñé que  colaboraba en un centro para jóvenes en edades entre 10 y 22 años.  Trabajaba conprofesionales de la medicina y psicología.

Los servicios en el centro eran gratuitos, confidenciales,  y las y los jóvenes  podían ir solos, en pareja o en grupo.

Dentro de  los diferentes temas de salud sexual y reproductiva, me correspondía ofrecer  información sobre anticonceptivos. Disfrutaba ver como tocaban y descubrían  con las manos, el olfato y la boca los diferentes métodos:  el anillo, los  parches, las diferentes píldoras, los inyectables, los dispositivos intrauterinos, el implante.  En pocas palabras, un entrenamiento para sensibilizar y romper mitos.

Privilegiaba el uso del condón, por su doble protección, sirve para evitar un embarazo y una infección de transmisión sexual.  Les instruía de manera divertida en cómo colocar y retirar el preservativo masculino y el femenino empleando dinámicas de grupos y juegos interactivos.  Todas y todos debían colocarlos en moldes plásticos  en forma de pene y otro en forma de vulva, hasta convertirse en expertos.

En el centro ofrecíamos condones  de diferentes colores, sabores,  lumínicos y otros de textura irregular, algunos semejan un erizo, al momento de pasar por la vagina, la acarician, un valor agregado.  Las y los jóvenes juegan con ellos; los tocan, los huelen, los saborean, se los ponen como guantes, los llenan de aire, le hacen fotos con el celular,  se los llevan a la boca, en fin, empiezan a familiarizarse con esa goma de látex que les salva la vida.

Dentro de la socialización con el preservativo, les pedí que se los pusieran como si fuese un guante, cerraran los ojos y respirarán despacio y profundo.  Puse una música instrumental de Erick Satié y los invite a acariciar con su otra mano la mano que tenia el condón.

Un joven gritó alarmado, “¡Se siente, se siente!”, ¡Me habían dicho que no se siente, pero siento rico!”.  Su sonrisa justificó mi perseverancia.

El centro ofrecía además de la píldora de anticoncepción de emergencia, información sobre la prevención y consecuencias de las  infecciones de transmisión  sexual entre ellas el  VIH/SIDA. La cartera de servicios médicos  incluía   la prueba de VIH rápida.

Desperté. En esta media isla,  la pobreza convierte a las niñas y adolescentes en madres, engrosan las cifras de mortalidad materna y sus hijos las de mortalidad infantil.  Por falta de educación sexual y de acceso a métodos anticonceptivos, la vida de las pobres pende de las hormonas.

¡Ay Francisco! Tiranos una mano, sueño lo imposible.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *