En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Pensar antes de juzgar y actuar

Por: Miguel A. Matos

Hay personas que sin tener elementos de juicio a mano, juzgan mal a otros, a base de una simple percepción, causándoles daños irreversibles a su reputación.

Esto se estila, generalmente, en algunos programas de radio y televisión, donde se da cuenta de rumores y chismes que, en lugar de beneficiar o edificar, causan disgustos y malestar a quienes van dirigidos, creyendo el medio que así ganaría una mayor audiencia.

Los rumores y chismes corren rápidamente,  y muchos creen que son juicios fundamentados en la verdad, pero al final de cuenta, con el tiempo la gente percibe y analiza la carencia de elementos veraces del o de los enjuiciadores, y en lugar de beneficiar al medio, éste pierde credibilidad.

No se puede partir de ligero, sin investigar a fondo, ciertas aparente anormalidades que se produzcan en cualquier sector de la sociedad, ya sea en la política, la justicia, la farándula, el deporte, el entorno familiar o en cualquier otra actividad de la vida nacional.

Antes de juzgar hay que pensar, analizar  y ponderar con discernimiento, el juicio o el rumor, a fin de determinar si tienen validez los elementos, o las pruebas, que se tenga a mano.

Pero lamentablemente, nos caracterizamos, por la ligereza de dar crédito a rumores, falsos o no, de los que a veces se hacen eco, los medios de comunicación.

Para cubrirse la espalda, en el manejo de un rumor, el medio tiene que determinar su procedencia, si es de una fuente calificada, o una simple apreciación infundada de alguien que quiere hacer un daño.

Debemos dejar de lado los sentimientos y las pasiones y pensar con cabeza fría, para determinar, que si lo que nos sirven los medios es verdad o no, tanto lo que oímos o lo que aparentemente vemos.

Como producto de una mala percepción, quizás venga al caso,  la ilustración, de una pareja de jóvenes que tenía varios años de casados y nunca pudieron tener hijos.

Para no sentirse solos, compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como si fuera su propio hijo. El cachorro creció hasta convertirse en un grande y hermoso pastor alemán.

El perro salvó, en más de una ocasión, a la pareja de ser atacada por ladrones. Siempre fue muy fiel, quería y defendía a sus dueños contra cualquier peligro. Luego de siete años de tener al perro, la pareja logró tener el hijo tan ansiado.

La pareja estaba muy contenta con su nuevo hijo y disminuyeron las atenciones que tenían con el perro. Este se sintió relegado y comenzó a sentir celos del bebe, y no era el perro cariñoso y fiel que tuvieron durante siete años.

Un día la pareja dejo al bebe plácidamente durmiendo en la cuna, y fueron a la terraza a preparar una carne asada. Cual fue su sorpresa, cuando se dirigían al cuarto del bebé y ven al perro en el pasillo, con la boca ensangrentada, moviéndoles la cola. El dueño del perro casi sin pensar, saca un arma que llevaba y en el acto mató al perro. Luego corrió al cuarto del bebé y encontró una gran serpiente degollada.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *