En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Perfil de los niños complacientes

Perfil de los niños complacientes
Perfil de los niños complacientes

Por: Rafaela Burgos

Un niño o niña complaciente puede resultar fácil de tratar e incluso cómodo para los adultos que están a su cargo, porque raras veces se queja o se enoja y ofrece  muy poca resistencia a la hora de cumplir las reglas. Suele mostrarse muy responsable y, aunque a veces no lo logra, se esfuerza por no dar motivos para que le regañen o castiguen. En general, es descrito como un niño o niña muy obediente. De igual manera, en la relación con sus pares, suele mostrarse sumiso, cediendo ante los deseos de los demás niños, para que todos se sientan bien y no se molesten.

Aunque nos parezcan adaptables y apacibles, en realidad son niños que no se atreven a mostrar desacuerdos por temor a no ser aceptados o a perder el afecto de las personas importantes. Tienen miedo a ser rechazados o criticados; por eso no expresan lo que sienten, lo que les disgusta o les molesta y por el contrario, se someten sin protestar. Estos niños están buscando aprobación, a través de complacer a todos.

Cómo se desarrolla el perfil del niño/a complaciente?

Este comportamiento inseguro suele estar vinculado a estilos de crianza muy exigentes, rígidos o autoritarios, basados en regaños y castigos frecuentes, donde se destacan los errores y predominan las críticas.

Un sistema de disciplina que ofrece pocas oportunidades para que el niño vaya adquiriendo destrezas para tomar decisiones y donde los adultos reaccionan de forma que hace sentir al niño que es inadecuado como persona o que no es aceptado por los padres, cuando se equivoca o falta a las reglas.

El esfuerzo de algunos padres por tener al hijo o la hija “perfecto/a”, puede hacer sentir a los niños, que solamente valen si hacen todo bien, para que los demás estén contentos con ellos.

Cuáles son los riesgos de esta conducta?

Los niños complacientes suelen mostrar falta de confianza en sí mismos y temor a cometer errores; no son conscientes de que tienen derechos y por tanto, aceptan que otros niños les traten de forma inapropiada e incluso que abusen de ellos/as.

Sus relaciones sociales suelen ser pobres y basadas en colocarse al servicio de los amigos, con tal de pertenecer al grupo.

Esta actitud de sumisión facilita que les ignoren o excluyan o que se vuelvan blanco de ataques más directos, de parte de algún compañero/a, que detecta sus   escasas habilidades para defenderse.

Debido a su constante esfuerzo por agradar, pueden ser influenciados tanto por otros niños como por adultos, para aceptar o participar en acciones potencialmente dañinas.

En este orden, los niños complacientes pueden  ser más  vulnerables a ser víctimas de abuso sexual, entre otros riesgos, debido a que no se atreven a contradecir a un adulto y a que temen hablar de esto en casa.

Lo que puede hacer la familia y la escuela

Los niños complacientes requieren que se fortalezca su autoestima y su seguridad. Para esto es fundamental que los padres y maestros destaquen sus capacidades y disminuyan las críticas, regaños y castigos.

También es necesario que les den oportunidades para tomar decisiones y resolver situaciones de acuerdo a su edad, reconociendo sus cualidades y avances.

Por otro lado es clave que en la familia y en la escuela no solo se permita, sino que se estimule en los niños, la expresión de sus ideas y desacuerdos sobre aspectos que le competen, escuchándoles, enseñándoles  a comunicarlos  con respeto y tomando en cuenta sus opiniones, siempre que sea posible.

Enseñarles a decir NO. Esto puede implicar un desafío para los adultos que entienden que los niños no deben estar en desacuerdo con sus mayores. Sin embargo, cuando un niño no puede decir NO en casa, por temor a la reacción de los padres, es más difícil que pueda decirlo fuera de la familia, cuando es necesario establecer límites a los demás, para  defenderse.

Es también vital que los padres ayuden a los niños a identificar situaciones que pueden violar sus derechos y les acompañen a encontrar maneras asertivas de responder frente a estas conductas, estimulando además, el que puedan comunicar cualquier evento que les incomode o les preocupe.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *